Actualidad

El rey Mirolo trata mal a sus súbditos

Mientras la municipalidad se cae a pedazos, Pablito Mirolo habría gastado en la campaña electoral más de $60.000.000 en una maniobra turbulenta por no perder el poder político en el feudo bandeño, sus siervos constantemente maltratados exponen la situación que ya no da para más.

Luego de las denuncias expuestas por Revista LA COLUMNA, hace una semana, fuentes calificadas informaron que existen variedad de problemáticas que siguen aquejando a empleados, medios de comunicación locales y vecinos.

Es el caso de los empleados mal pagados y de medios de comunicación que no cobran hace ya ocho meses, además del mal estado de los barrios bandeños que son la queja constante de los ciudadanos.

No conformes con deber a remiseros la suma de $4.500.000, para la campaña ostentosa de agosto 2018, Mirolo redobla la apuesta debiendo ocho meses de trabajo a medios de comunicación locales. Los que rondan por los pasillos de la municipalidad dicen que “no recibe a nadie” y que solo se junta con secretarios a fin de evitar reclamos.

Mientras en el grupo de WhatsApp de la prensa se invita a periodistas a participar de la “AGENDA DE EVENTOS EN EL MARCO DEL MES DE LA NAVIDAD” una cuestión totalmente ajena a las necesidades de los vecinos, los periodistas reclaman a viva voz su paga. “Hola buen día. Gracias por la información para cobertura. Ahora pregunto, ¿Cuándo pagarán el expediente de mayo? Nos deben 8 meses” dice uno de ellos en un mensaje que destapó la olla. Así como él muchos de los colegas salieron al cruce de la Secretaria de Prensa de la Municipalidad, Fernanda Raschi, quien dijo que su área no es la encargada de eso sino la de economía. Ante la respuesta los medios de comunicación solicitaron una reunión urgente para solucionar la difícil situación atravesada por ellos.

El otro día se pudo ver la “inauguración” del Mes de La Navidad en La Banda, con un gigantesco árbol de luces navideño en la plaza central y shows estrafalarios, pero la gente se sigue preguntando ¿Y mi calle quien la asfalta? ¿Y quién pondrá más seguridad en mis veredas? Es la triste realidad de una municipalidad devastada por el clientelismo político, el nepotismo que no deja entrar más que familiares y la falta de compromiso con el pueblo.

La gente se hace escuchar en las redes sociales aunque el medio reserva las fuentes:

“Sr. PABLO MIROLO , me dirijo a usted ya que el viernes va a hacer 25 años que vivo aqui en el barrio San Fernando, ya que yo y mis vecinos hicimos reclamos, denuncias en la municipalidad y nadie hizo nada , tengo a mi vecina que vive tirando al cordón aguas servidas, la más afectada soy yo porque queda todo en mi vereda y si le reclaman contesta que va a llamar a sus contactos en la muni para que no le hagan nada, por favor le pido Sr. Mirolo haga algo ponga a esta persona en su lugar. Ya estoy cansada…”

Pero las aguas servidas y basurales no son solo cuestiones que afecten a los bandeños. La inseguridad, moneda corriente en barrios como Misky Mayu son el foco de los pedidos que hacen los ciudadanos. “Necesitamos más seguridad, no se puede salir a las calles” afirman algunos vecinos del grupo 5 cansados de arrebatos y asaltos con arma blanca. “Los jóvenes están perdidos” los flagelos sociales a la orden del día en el reinado de quien parecería priorizar el gasto en el centro pero nada en los barrios más humildes.

NOBLES ACOMODADOS Y EMPLEADOS MAL PAGADOS

Muchos afirman que el gasto de la última campaña, fue en propaganda electoral, carteles gigantes, pasacalles, publicidad televisiva, entre otras, “estamos depurando a medios que se les pagaba y no publicaban nada”, afirmaba una funcionaria de la comunicación bandeña, existirían páginas ficticias a las que se les pagaría todos los meses sumas de entre $6.000 a $14.000 pesos por no publicar nada. Mientras tanto la gente vive como puede y a costas de un Estado municipal que estaría constantemente apretando a los empleados.

Los planes sociales provenientes desde Nación, en donde muchos jóvenes y adultos se verían beneficiados durante 8 meses para trabajar, se transformaron en una gran sorpresa cuando empleados municipales confirmaron que “con estos planes los utiliza la municipalidad para aprovechar por ocho meses a gente que ya está trabajando en la Municipalidad, les damos esos programas y nos evitamos que el municipio gaste y después de los ocho meses les decimos que no se les renueva el plan y nos los sacamos de encima”.

Todo se trama desde la oficina de empleo, donde desde hace muchos años está a cargo de la misma persona, que hoy responde al intendente Pablo Mirolo y esta ha tenido el manejo de los fondos que vienen desde Nación, siempre de amanera muy irregular. La denuncia aclara que se hacía quedar la mitad del valor del plan social y a los destinatarios les deba la otra mitad y nunca iba a trabajar. Cada vez que gente del Ministerio de Trabajo llegaba a controlar se encontraban con muchas irregularidades. Tanto es así que hasta se pensó no ofrecer más planes sociales en La Banda por el mal manejo de dinero”.