Entrevistas

Karime NAssif: “El amor es comer y que te laven los platos”

Mujeres que están dolidas. Mujeres felices. Mujeres que aman y que no aman. “No vale enamorarse (todo lo demás está permitido)” es una obra teatral dirigida por Karime Nassif López y escrita en conjunto con su hermana Anabelle Nassif López. Una aventura que desde el Teatro Reality, hará gala el próximo 19 de octubre de su 5ª presentación. Revista LACOLUMNA tuvo una entrevista exclusiva con su directora quien desde su propia exploración habló de este proyecto, del amor y el teatro.


-¿Cómo te sientes con tu último proyecto teatral “No vale enamorarse”?

-Estoy muy feliz, mágica, me siento en otro planeta. La verdad que hace dos años que no presentaba ningún proyecto y este es un nuevo renacer, me siento un ave fénix por que es mi primer proyecto sin “La Nuit”, que era mi proyecto anterior. Me han pasado muchas cosas y el haber estrenado así ha sido un gran desafío. Han sido bajas defensas, felicidades, cervezas compartidas, todo lo que te imagines, lo que uno puede disfrutar en el hacer como sea llantos, psicología de por medio, todo ha sucedido como tiene que ser. La verdad que el estreno ha sido muy grato, muchas buenas críticas, no puedo estar más feliz que esto.

-¿De qué se trata la obra?

-Es muy difícil trasladarlo en palabras porque “No vale enamorarse” no es una historia que tiene un principio, un nudo y un desenlace, si no que son historias que uno las va viendo mientras transcurre la obra. Más que obra, a mí me gusta llamarlo “una experiencia teatral”, como trabajo el teatro reality, el laboratorio más que nada, uno va a ver puestas en escena. Éstas son sentarse desde el publico y decir –che a mi me ha pasado esto-. Decirte algo y contarte seria quemar lo más mínimo. Te puedo dar un ejemplo, la obra pasa por muchos momentos en los que varones y mujeres, a pesar de que son mujeres las que protagonizan la obra, pasan por llantos, la comedia, el drama muy pasional y visceral, desde lo erótico, lo fálico, desde todas esas partes pasa la obra. Esto de -che a mi me ha pasado esto-, eso es lo que te puedo decir. No te lo puedo explicar en palabras. Se trata de mujeres que están dolidas, felices, que aman y que no aman.

-¿Quiénes son las personas que integran el elenco y como se lo ha trabajado?

-Yo he tenido una revelación. Venia estancada con una obra que se llamaba “El Rastro”, a través de un gran amor que he tenido, que la venia escribiendo con él por WhatsApp. Parecíamos la matrix, porque realmente era una cosa de otro mundo, otra realidad, era una cosa paranormal. Después me he estancado, me he dejado de escribir con esta persona y todo esto ha devenido en que yo empiece a disolver en mi mente, sin entender por donde estaba yendo. Entonces, un día mi hermano me dice –che vamos a budismo- yo por una parte tenía una obra casi armada y por otra tenía una depresión muy fuerte. Hace dos años que no estreno una obra, soy directora, me considero una directora de teatro, y digo –no puede ser que esta directora en potencia no esté estrenando- entonces, ¿sabes qué? estoy hecha un trapo de piso, estoy en camisón todo el día en mi casa, vamos. Yo que era católica apostólica romana -vamos, te acompaño porque no encuentro otra salida-. He ido una semana, dos semanas y a la primera que voy, me encuentro con una excelente actriz que se llama Trilce Zamora. Cuando terminamos la primer reunión, ella me agarra de los dos brazos tan fuerte, sin que yo le diga nada y me dice –che negri, no estoy haciendo nada de teatro- yo ya la tenía a la Mitina Galván y a la Belén Navarro, que nos juntábamos, estábamos haciendo experiencias que están involucradas en la obra, pero era como que no tenia esta vuelta de tuerca que me faltaba, entonces le digo –Trilce, me faltas vos-.La traigo un día al ensayo y a los 20 días estrenamos la obra.