Entrevistas

Ricardo Daives: “Buscamos implementar políticas de acceso a la justicia a través de la inclusión social”

La trata de personas, como la esclavitud, son delitos conexos y similares, más que un flagelo, se convirtió en un crimen de lesa humanidad. Esta violación de la dignidad humana esta llevado a cabo en la sociedad desde tiempos ancestrales con diferentes técnicas de explotación. Este crimen nos involucra a todos de diversas formas, ya sea impidiéndolo o participando consciente o inconscientemente en la formación del mismo. Por esa razón, hace pocas semanas en nuestra provincia se creó el observatorio sobre la trata de personas que se enmarca en la Ley de Creación del Centro de Información y Registro de Datos de la Trata de Personas. Por tal motivo, Revista LA COLUMNA entrevistó al Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Dr. Ricardo Daives, para comprender más detalladamente, el desarrollo y soluciones de este delito.

En el discurso de presentación de la Ley de Creación del Centro de Información y Registro de Datos de la Trata de Personas mismo, el señor gobernador pidió lograr “una actitud más activa en la tarea de diseño y seguimiento en la campaña de prevención de toda forma de esclavitud”. Siguiendo estas palabras. -¿Cuáles son las acciones que se están llevando a cabo, y que se proyectan, para la prevención de la misma en nuestra provincia? ¿Cómo funcionará el observatorio?

- A partir de una decisión política, impulsada desde el Poder Ejecutivo Provincial, lanzamos el Observatorio de Trata de Personas “Mama Antula”, que será un centro de análisis de la situación y evaluación de la Trata de Personas. Este centro se encargará de asesorar, colaborar y coordinar con otros organismos dedicados a la prevención y condena del delito.

Nuestra provincia, consciente de la problemática que conlleva en la vida y en la dignidad de las personas y en toda la sociedad un delito como es la trata, crea este observatorio con finalidades preventivas. Colaborando así con las políticas que deben implementarse a nivel Nacional, tratándose de un delito federal, respetándose el federalismo y las autonomías provinciales.

Desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos buscamos implementar políticas de acceso a la justicia a través de la inclusión social, y esto lleva consigo una cuestión de fondo, promover la autonomía del sujeto. Autonomía que se traduce en la participación concreta en la sociedad que forma parte, como actor y protagonista. Estas políticas públicas de inclusión, de contención, de prevención de problemáticas sociales multicausales tienen como objetivo garantizar el acceso a la Justicia.

Nuestro eje es el acceso a la palabra, el acceso a la información, la formación de toda la administración pública para el conocimiento y detención de posibles casos de trata. Además, el lanzamiento de campañas, acompañados de un Registro de datos. Todo esto visibiliza la decisión política de la provincia de abordar la problemática social.



- ¿Existe un registro provincial anterior a la sanción de la ley?

- Este es un camino que recién comienza a pesar de los años que tiene sancionada la ley (en 2008). Tanto a nivel provincial como nacional no existen registros unificados que tengan que ver con la trata de personas. Sin embargo, algunos organismos cuentan con su propio registro y sus criterios para registrar, como es el caso de la Policía Federal Argentina y otras dependencias del Ministerio de Seguridad de la Nación y Ministerio de Justicia de la Nación.


- ¿Qué rol mantuvieron y mantienen las ONG, iglesias de diversas denominaciones confesionales y cualquier organismo dependiente, en la prevención y detección de casos o, posibles casos de trata?

- En cuanto al rol que mantuvo la iglesia en cuestiones de trata, es importante destacar el trabajo de Mama Antula, como lo hizo el gobernador Gerardo Zamora en la presentación de este Observatorio. Esto nos remite a formas en que la tradición jesuítica luchó en pos de la defensa de la dignidad humana y en procura de la eliminación de regímenes esclavizantes que oprimían y explotaban a los pueblos originarios durante la dominación española.

Ahora bien, en la actualidad existen nuevas formas de esclavitud, y aquí puntualmente nos referimos a la trata de personas y según refieren las organizaciones internacionales, la trata crece año a año y sus víctimas son las personas más indefensas, a quienes se les roba la dignidad, la integridad física y psíquica, e incluso la vida.


- En 2008 el Congreso de la Nación sancionó la ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus víctimas siendo modificada en 2012 donde se amplió la definición y se fijaron penas de entre 3 a 15 años en otras ampliaciones: ¿Usted le realizaría cambios o cree que es abarcativa en la regulación penal de la problemática?

- Más que hablar en términos de modificación de la ley, se debería trabajar más en la aplicación de la misma. Esto constituye un fuerte trabajo institucional ya que este tipo de problemática social excede a las leyes, que si bien son importantes, la realidad es mucho más compleja.