Entrevistas

Eduardo Sacheri : “Toda mi literatura está poblada por mi propio mundo y con esto, el fútbol”

Durante la 8º edición de la Feria del Libro realizada en el Fórum, Eduardo Sacheri impactó a los presentes hablando de fútbol y escuchándolo narrar historias simples y profundas a la vez, de las tristezas y alegrías que hacen vibrar a todos los fanáticos de este maravilloso y enloquecedor deporte.

Historias de vida y de fútbol, postales, injurias y declaraciones de principios son algunos de los temas que ofrece este nuevo libro “El fútbol, de la mano”, que reúne diferentes escritos que fueron aportados en 2013 y 2015 a la revista El Grafico.

Según manifestó Sacheri; “los años de escribir columnas fueron estupendos, pude dialogar con muchas personas. De hablar de fútbol. Fue como conversar en la tribuna mientras esperas que salgan los equipos”, explica.

Entre todos los temas de la vida cotidiana que el escritor Eduardo Sacheri maneja con maestría, abordó en una entrevista con LA COLUMNA sobre su nuevo gol literario: narrar históricas conmovedoras con la “redonda” como centro de todo. Los que saben de emociones y de fútbol tienen en claro que vale la pena leerlo y sentir la viva emoción de sufrir y gozar en una cancha, cueste lo que cueste.


¿Hay escritores que les gusta ir por un costado bien abstracto, vos prefieres las cosas más simples y cotidianas?

- Te diría que coincido en que mi literatura no es para nada abstracta y que me gusta entrar en las vidas de la gente común y pequeña, y ese es otro camino para entrar en los grandes temas, no desde los abstracción, sino desde lo concreto, lo modesto y pequeño, así como nuestras vidas son al mismo tiempo simples y complejas, superficiales y profundas, creo que la literatura puede hacer ese juego, tomando como punto de partida lo pequeño y lo concreto y poder remontarse en las cosas profundas.

¿Vamos a leerte pronto con nuevos cuentos o has encontrado más refugio en la novela?

-Me está pasando algo y es que no estoy escribiendo cuentos en general. En los últimos años, mi cabeza está como funcionando más en el formato de la novela y desconozco el motivo. No sé si es porque uno se va haciendo más grande y se le ocurren menos temas o le he encontrado el gusto a este trabajo paciente, laborioso y demorado de meses y meses que te lleva una novela. Me siento muy a gusto con este formato. El hecho de poder escribir columnas en la revista El Gráfico por varios años, me permitió encontrar un punto intermedio, es decir, seguir hablando de fútbol en textos breves, pero ahora que no escribo en esa revista, una parte de mí está en este momento como suspendida.

¿Qué es lo que te llevó a elegir al fútbol como el tema central de tu libro?

-Toda mi literatura está poblada por mi propio mundo, y con esto, estoy diciendo que me crié en un pueblo del gran Buenos Aires, con una vida común, con amigos, veredas y calles comunes, y con el fútbol, que es parte central de esa vida que me formó. Estoy edificado con ciertos ladrillos bastante ordinarios, compartidos, y el fútbol es uno de ellos, entonces, no es que yo pretenda decir que escribiré sobre fútbol. No, sino que el fútbol así como es parte de mi vida, también es parte de lo que escribo.

¿Qué te gusta elegir para tus personajes de todo lo que encierra la mitología del fútbol argentino?

-Tené en cuenta que tengo casi 50 años y me crié jugando al fútbol. Y lo sigo haciendo, como también veo fútbol, por lo tanto, para mí representa mucho más que un juego, en el sentido que es una matriz de aprendizaje de un montón de cosas que va más allá del juego. Uno utiliza el juego para entender otras cosas más importantes y profundas. Muchos futboleros lo hacemos, con la diferencia que capaz yo tenga mayor facilidad de palabras al momento de escribir, a diferencia de otros que simplemente lo viven. Lo que sí estoy seguro es que el fútbol me dio un universo de tramas y personajes que se parecían mucho a mi propio mundo.