Judiciales

Una condena ejemplar


El abusador sexual de un niño fue sentenciado a 20 años de prisión por la gravedad de la agresión que sufriera la criatura de 7 años. Una condena que abre una luz de esperanza para quienes fueron víctimas del peor delito.

“Condenas con sabor a poco”, se titulaba un informe publicado por LA COLUMNA, en su edición 1214, de marzo pasado, que hacía referencia al reclamo generalizado de la sociedad de penas más duras para los acusados de delitos sexuales, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las sentencias, por lo menos en Santiago del Estero, apenas llegaban a los 12 años de prisión. Se pedía también que la justicia se pusiera los pantalones largos y contemplara penas más severas, según la escala de valores que contempla el Código Penal Argentino.

Parecía un pedido más, de los tantos que se exigen aquí y allá. Un pedido que podría haber caído en saco rato, de no ser por tres juezas precursoras, que se la jugaron y condenaron a un hombre que abusó de la peor manera y casi mató a una criatura de 7 años. Estas magistradas tuvieron la valentía de dictar una sentencia que puede ser calificada como ejemplar: 20 años de prisión para un agresor sexual reincidente.

El 2 de marzo de 2014, en el barrio “Los Fierros, de Termas de Río Hondo, un niño de 7 años fue encontrado cerca de un árbol, con heridas en su cuerpo. La criatura estaba desnuda, ensangrentada y con múltiples golpes en todo el cuerpo.

El informe del médico que asistió al pequeño fue contundente: el pequeño presentaba hipotermia, pues había pasado toda la noche en el lugar, y tenía fracturas en la parte anterior del cuello, pues su violador también había pretendido ahorcarlo. Además, presentaba lesiones en sus genitales, incluso mordidas.

CONDENADO

Ante la contundencia de los hechos y las pruebas presentadas, las camaristas María Eugenia Carabajal, Rosa Margarita Piazza de Montoto y Graciela Viaña de Avendaño determinaron que Claudio Alejandro “Chirola” Aguirre, de 26 años, fue el autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual gravemente ultrajante, homicidio en grado de tentativa y lesiones.