Entrevistas

Dario Moreno: “Nosotros militábamos por amor a la camiseta”

“Siempre digo que políticamente tuve dos maestros, como Guillermo Augusto Miguel y Carlos Juárez” dijo el ex Vicegobernador de la provincia y uno de los referentes más importantes del peronismo a nivel provincial, el Dr. Darío Moreno. En una prolongada charla con LA COLUMNA rememoró su recorrido por la política y el peronismo, habló sobre la militancia de sus años y la actual y sobre la historia y la actualidad de su partido.

Dialogar con el ex Vicegobernador Dr. Darío Moreno siempre es periodísticamente enriquecedor, a partir de la fundamentación de su pensamiento y su mirada clara y precisa sobre la política. Tuvo un extenso paso en la Legislatura provincial y reconoce que aprendió mucho junto al Dr. Carlos Juárez, en lo referente a gestionar y gobernar.

Con mucha amabilidad recibió a LA COLUMNA en su oficina, haciendo un recorrido por sus años de militancia y funcionario, recordando momentos gratos y algunos no tanto, y esperanzado en que el peronismo siga fundamentándose en “los intereses nacionales y populares” con los que nació.

LC: ¿Qué fue lo que le despertó militar en el peronismo?

En realidad yo vengo de un hogar, de cuna peronista. Mis padres, cuando yo nací, en el año 1952, trabajaban ambos en la Fundación Eva Perón, en lo que es hoy el Hogar Escuela. De manera que se puede decir que yo he mamado la historia del peronismo.

LC: ¿Cómo se vivían políticamente esos años de proscripción?

He vivido esa etapa de prohibición del peronismo obviamente muy de cerca. Después, cuando concluí mis estudios secundarios y me recibí de maestro en la Escuela Normal, allá por el año 1969, entré en la universidad. Era una época difícil, efervescencia política, gobiernos militares, con el peronismo proscripto, gobiernos títeres, gobiernos radicales advenedizos como Frondizi, Illia, que llegaron a gobernar por el apoyo del peronismo o gracias a la proscripción del peronismo. O sea, gobiernos legales, pero no legítimos.

LC: ¿En la universidad su vida militante pasó a ser más intensa?

Cuando ingrese en la Universidad de Tucumán, vi con preocupación que el peronismo no tenía una expresión, un correlato universitario. Me costaba ubicarme políticamente, donde expresar mi política peronista. Estaban los movimientos socialistas, comunistas, después también estaba Franja Morada por el radicalismo donde tenía amigos y conocidos, y ellos me “meloneaban”, que era la expresión que se usaba para cuando tratan de convencernos, en mi caso para que los apoyara en algúna elección. También existían grupos del partido Humanista y el SUN (Sindicato Universitario Nacionalista), que eran muy de derecha, hasta les decían “nazis” o “fascistas”.


LC: En definitiva, no se identificaba plenamente con ninguno…

No me identificaba con ellos, aunque el peronismo es una expresión nacionalista. Y después volví a Santiago.

LC: ¿Ya recibido de abogado?

No, regresé porque en 1973 ya había habido militancia fuera del ámbito de la universidad, y en el ámbito territorial de aquí ya estaba encuadrada la Juventud Peronista. Y organizamos la JUP (Juventud Universitaria Peronista), teniendo por primera vez un brazo universitario en el peronismo. Y pasé a la Universidad Católica porque me radiqué en Santiago y militaba políticamente aquí.