Actualidad

Eran los privilegiados

Crecimos con la mítica frase de que los “niños eran los únicos privilegiados”.

Algo habrá sucedido en este tiempo para que, desde ese axioma tanto motivador como verdadero, nos encontráramos con la triste realidad que los niños han dejado de ser privilegiados y son, simplemente, una estadística o una cuestión más dentro de la realidad circundante de esta Argentina pletórica de anomia y con espasmos anárquicos.

Durante esta semana dos hechos marcaron que los niños han dejado de ser centro y eje de toda nuestra atención y sólo son invitados circunstanciales de la pelea o la acción de los grandes.

Mientras a nivel nacional nuestros hijos se vieron envueltos nuevamente en la desidia acostumbrada de cada inicio lectivo con los maestros presurosos abandonando las aulas, a nivel local un intendente se daba el lujo de regalar mochilas con la imagen de un grupo de rock donde su primera figura es un adicto confeso y su ícono representativo es una planta de marihuana.

Educación y cultura son las grandes deudas que tiene el país. Educación que no puede ser buena si los maestros viven de paro, y cultura nos falta si un intendente desconoce mínímamente que sus acciones y gestos son ejemplo para su pueblo.

No sabía el intendente de Frías que Pity Alvarez, el líder de “Viejas Locas”, manifestó no hace mucho que “Las drogas son como la saly el azúcar, hay que cuidarse”, cuando este músico es conocido por sus excesos y su adicción a las drogas.

Mientras los sindicatos docentes extravían sus reclamos a costa de la educación de nuestros hijos y sólo se dedican a ver como extorsionan al gobierno de turno para que les den aumentos con los chicos de rehenes, algunos políticos quieren quedar bien sin darse cuenta del daño que hacen por no ser diligentes y previsores en su función ejecutiva.