Actualidad

La fiesta del pueblo de Dios

Miles de personas participaron de la ceremonia de beatificación De María Anto¬nia De Paz y Figueroa, en una muestra impresionante de fe y devoción cristiana.

La Iglesia Católica vivió una semana muy especial. La beatificación de María An¬tonia de Paz y Figueroa, la “Mama Antula”, movilizó no sólo a miles de santiagueños sino a creyen¬tes de distintos rincones del país, quienes participaron de los diver¬sos y multitudinarios actos, don-de la fe y la emoción se unieron para que las celebraciones fue¬ran una verdadera fiesta del pue¬blo de Dios.

Los jóvenes fueron los princi¬pales protagonistas de los distin¬tos actos y, literalmente, “copa-ron” la Madre de Ciudades para dar rienda suelta a su alegría, so¬bre todo en el campamento, en la vigilia, en la procesión por las dis¬tintas parroquias y en la espera de las sagradas imágenes a la Cate¬dral Basílica. Por primera vez jun¬tos, el Señor de Mailín, la Virgen de Sumampa, la Virgen de Hua¬chana, la Cruz de Matará y la Virgen de Loreto recibieron el fervor popular de sus devotos que los alabaron y se reunieron para darle gracias o pedirle un milagro. Es así que se vivieron escenas de profunda fe por cada uno de los lugares donde estas imágenes pasaron.