Salud

Vacuna contra el dengue

Tras un ensayo clínico con varias personas en Estados Unidos, se ha podido determinar que una vacuna contra el dengue es totalmente efectiva. La próxima etapa consiste en hacer ensayos en aquellos países donde el dengue es endémico, incluidos los de América Latina.

Un pequeño ensayo clínico de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health (Estados Unidos) devela los prometedores resultados de una vacuna experimental contra el dengue. La inmunización ha logrado una eficacia del 100% en 21 voluntarios que habían sido infectados previamente por el virus. Ahora, la vacuna pasará a la siguiente prueba: ensayos más amplios en países donde el dengue es endémico. Dado el reducido tamaño del grupo de participantes, los propios autores de este trabajo se toman las conclusiones con cautela. No obstante, este hallazgo representa un gran paso en el desafío científico que supone el desarrollo de una vacuna efectiva contra los cuatro serotipos que existen de este virus: DENVI 1, DENVI 2, DENVI 3 y DENVI 4. Al ser diferentes los antígenos que recubren al virus, generan distintas respuestas en el sistema inmunológico. Por esta razón, los anticuerpos que se producen contra uno de los serotipos resulta ineficaz si tiene que luchar contra los otros tres.

Equipos de investigadores del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), de la Universidad de Vermont y de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health están trabajando desde el año 2008 y los resultados más prometedores los acaba de publicar la revista Science Translational Medicine. Un total de 41 voluntarios fueron infectados con el virus dengue, 21 de ellos habían recibido seis meses antes la vacuna experimental (TV003) diseñada por Stephen Whitehead y la Agencia Americana del Medicamento (FDA), científico y virólogo en el laboratorio de enfermedades infecciosas en NIAID. El resto, una inyección placebo. Así como el 100% de las personas del grupo de la vacuna quedaban totalmente protegidas, los otros 20 desarrollaron la infección (con síntomas leves: erupciones cutáneas o menor recuento de glóbulos blancos). Mejor es haber “desarrollado un modelo de evaluación para la vacuna del dengue”, enfatizó Joaquim Gascon, investigador de Isglobal. La alta prevalencia de infecciones por dengue en zonas endémicas (más de 100 países de África, América, Mediterráneo Oriental, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental) significa que muchas personas han experimentado la infección en algún momento y por lo tanto, puede tener inmunidad contra el serotipo infectante. “Un alto grado de inmunidad parcial en una población puede hacer que sea difícil evaluar la eficacia de cualquier vacuna candidata del dengue”, argumentó Anna Durbin, una de las autoras del estudio. “Debido a que no existen terapias específicas para la fiebre del dengue, es deseable disponer de un virus de exposición que cause síntomas leves”, dijo.-