Actualidad

Tiempo de reencuentros

Como parte de los 30 años de su egreso de la Escuela Normal Manuel Belgrano, los ex alumnos de la promoción 86 regresaron a las aulas y participaron de un emotivo acto durante el cual inauguraron el primer “Centro de Graduados” de la provincia.

Lágrimas, risas y abrazos interminables se confundieron con la alegría del reencuentro y la tristeza por las ausencias. Con ese marco se desarrolló la inauguración “Centro de Graduados”, de la Escuela Normal Manuel Belgrano, el primero en su estilo en toda la provincia, que nació como una iniciativa de los ex alumnos de la promoción 1986. El flamante centro aspira a convertirse en un punto de encuentro de egresados de las distintas promociones del establecimiento, quienes podrán realizar aportes solidarios y encarar distintas actividades tendientes a engrandecer el establecimiento.

Después de 30 años de haber pasado por sus aulas, los egresados retornaron a la escuela que los cobijó, los nutrió, los capacitó y los formó para convertirse en hombres y mujeres de bien, la mayoría de ellos en exitosos profesionales diseminados por el mundo. “No alcanzan las palabras para describir lo que sentimos al regresar a nuestra amada escuela. Se mezclan todos nuestros sentimientos, se agolpan con los recuerdos de los momentos vividos”, dijo una de las egresadas al momento de descubrir la placa recordatoria de las 3 décadas de su promoción.

La emotividad se adueñó de todos los presentes cuando la abanderada de la promoción, Mariela Furzpan –quien llegó especialmente para la ocasión desde Israel, donde hoy reside- izó la bandera, acompañada por quienes fueron sus escoltas, Claudia Berraondo y Cecilia Teruel, envueltas en paraguas para protegerse de la lluvia aunque no pudieron ocultar el caudal que corría de sus ojos.

TIEMPO DIFÍCIL

“Fuimos testigos de un tiempo difícil. Vivimos la guerra de Malvinas, dejamos atrás la dictadura y abrazamos la democracia. Vimos nacer el primer Centro de Estudiantes. Vimos brillar al cometa Halley y fuimos los últimos en gritar ‘Argentina campeón’ en un Mundial de Futbol”, dijeron alborozados.

Pero también contaron que, esos años de su adolescencia, “usábamos esos raros peinados nuevos, escuchábamos la música de Soda Stereo, Serú Girán, Los Abuelos de la Nada, Los enanitos verdes, Michael Jackson, y bailábamos lentos en los vermut caseros”.

Se consideran una “promoción única” por muchas razones especialmente porque “fuimos los únicos que no tuvimos un acto de colación”. Sin embargo, la rectora del establecimiento Graciela Corpos de Torres, a sabiendas que es tarde para hacerlo, aseguró que este evento era una forma de “lavar las heridas”.