Nota de Tapa

El ocaso del gremialista

La fiscal Celia Mussi, pidió la detención del Secretario General de ATSA, José Arce, tres integrantes de su comisión directiva y un proveedor, imputándoles el supuesto delito de asociación ilícita, estafa y defraudación en perjuicio del Estado. Se habría comprobado que desviaban fondos de subsidios provinciales.

Fue un anticipo de LA COLUMNA.

Defraudación, estafa, asociación ilícita, todos vocablos que vuelven a salir a la palestra al producirse un nuevo “sacudón” en el seno del gremio de los sanitaristas, renovándose el clima de denuncias contra el secretario general del sindicato, José Arce, y alterándose de alguna manera la paz por la que parecía atravesar el controvertido tema.

El caso de supuestas irregularidades en el gremio de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), delegación Santiago del Estero, cobró nuevamente vida pocas horas atrás, al trascender que la fiscal, Dra. Celia Mussi, emitió un dictamen donde solicita la detención del secretario general del gremio en la provincia, José Arce, al igual que en lo que respecta al tesorero del sindicato, una protesorera, un secretario de la entidad y hasta un reconocido comerciante del medio.

Los cinco estarían acusados del delito de asociación ilícita, estafa y defraudación en perjuicio del estado provincial y de acuerdo a la investigación en tal sentido por parte del Ministerio Público, habría podido comprobarse que los nombrados desviaron fondos obtenidos a través de subsidios para distintas acciones, entre ellas algunas relacionadas con la Mutual de la entidad y otras para diversos beneficios para los afiliados. Las sospechas en la investigación, en la que actuaron integrantes de la División Delitos económicos de la Policía de la provincia, habrían surgido en razón de haberse detectado que los diversos subsidios solicitados y que tenían como destino, entre otras cosas, facilitar viajes para los afiliados al sindicato, compra de diversos alimentos para la confección de bolsines, útiles escolares para los hijos de los trabajadores ligados la entidad, construcciones de pileta, renovación del panteón, etc, a pesar de corresponder a distintos tipos de elementos, eran facturados todos por un mismo proveedor, que sería del medio local.

Aparentemente, y de acuerdo a los trascendidos, el dinero proveniente de esos subsidios habrían terminado siendo depositados en algunas cuentas a nombre del secretario general, y el tema estaría ahora en manos del Dr. Darío Alejandro Alarcón, Juez de Transición y magistrado a cargo del desaparecido Juzgado en lo Criminal y Correccional de Tercera Nominación.


ANTECEDENTES

LA COLUMNA ya había anticipado la posibilidad de diversos y supuestos ilícitos que comenzaron a denunciarse públicamente hace casi tres años, ocupándose en su momento con detalles exclusivos del tema en base a las denuncias efectuadas por otros integrantes del gremio que alertaban por entonces de las irregularidades que habían podido detectar.

Las supuestas maniobras ilícitas habían sido denunciadas por entonces por Mario Rubén Pacheco, secretario de Prensa y Actas de la institución, lo que motivó en aquel momento (abril de 2014) que justamente a través de este medio Arce saliera al cruce de aquellas afirmaciones, indicando que rechazaba “todas las acusaciones”, ya que las mismas eran hechas por gente que no participaba “de la vida del Sindicato ni de la Mutual, y que asistió a una sola reunión de comisión directiva”.

José Arce replicó a las denuncias efectuadas y entre otras cosas, a los supuestos descuentos indebidos a los afiliados, señalando que se querían “implementar beneficios. La Mutual tiene más de 1000 afiliados y el sindicato más de 6.500. Hay un desconocimiento al decir que son 20 socios en la mutual, porque ese es el número de los socios fundadores. La Mutual tiene más de dos años de vida y dentro de la gran demanda de hospedaje que tenemos muchas veces tenemos que derivarlos a otras instituciones, y a veces algunos afiliados pueden llegar a quejarse porque no es la misma atención. Permanentemente llegan afiliados del interior y desde la Mutual hemos hecho un convenio con la mutual para que se alquile una propiedad con otras treinta camas y se descuenten 25 pesos por afiliado alcanzando el beneficio a todo el grupo familiar. Esta persona, por ignorancia, sale a ‘escracharnos’. Nosotros, como lo tienen otros sindicatos, pretendemos tener nuestra proveeduría y nuestra farmacia también para los compañeros de Capital y Banda”.

Asimismo, recusó otros planteos que habían sido denunciados en lo referente a que los afiliados, fundamentalmente del interior provincial, desconocían sobre esos descuentos efectuados. “Vinieron e hicieron uso del hospedaje sin cargo. Estas son actitudes malintencionadas que le permiten a esta persona salir en los medios de prensa cuando en realidad todo está en funcionamiento”.