Actualidad

De la narcobanda al ridículo

Se equivocaron de domicilio a allanar, rompieron puertas, amenazaron testigos, apuntaron con armas a niñas de dos años y en vez de narcotraficantes hallaron consumidores.

El 16 de diciembre pasado el Juez Federal Guillermo Molinari declaró nulo todo lo actuado por la División Drogas Peligrosas en un procedimiento donde se investigaba a una supuesta banda de narcotraficantes tucumanos con supuestas ramificaciones en la ciudad de Frías.

Con un gran despliegue informativo la Policía provincial había dado cuenta el 29 de octubre del supuesto desbaratamiento de una “importante narcobanda” que operaba en Tucumán y abastecía a “dealers” de Frías.

Según lo informado en esa oportunidad el resultado de esos nueve allanamientos fue la detención de siete personas, gran cantidad de marihuana y cocaína secuestrada, unos sesenta teléfonos celulares y más de 94.000 mil pesos en efectivo, presuntamente producto de la venta de la sustancia.

La policía se ufano de un gran despliegue de uniformados todo ello coordinado por la Dirección General Drogas Peligrosas de la Provincia y respaldados por efectivos del Departamento de Seguridad Ciudadana Nº7, cuya ejecución comenzó bien entrada la madrugada de ese día y que se extendió por varias horas hasta entrada la tarde.

Si bien las pesquisas centraban su actividad en la ciudad de Frías, donde hubo un inusual incremento del consumo de drogas ilegales, la investigación se desviaba hacia otra ciudad, pero fuera de la jurisdicción santiagueña, la vecina provincia de Tucumán, más precisamente en la ciudad de Alberdi.