Nota de Tapa

Avanzada éxtasis

Es la droga del momento. La que mata en los boliches. La pastillita de colores que se instaló entre los jóvenes, al punto de convertirse en su preferida. Aunque en Santiago del Estero se hable poco de ella o se prefiera minimizarla, está pisando cada vez con más fuerza.

Ya circula en el mercado local. Es la nueva reina de la noche.

Meses después de la intoxicación masiva que terminó con la vida de cinco jóvenes en la fiesta electrónica “Time Warp” de Costa Salguero, otro caso volvió a encender la circulación éxtasis en ámbitos nocturnos.

Giuliana Maldovan habría consumido éxtasis, en las primeras horas del nuevo año, en el boliche Punta Stage, una de las discotecas que se encuentran en Arroyo Seco, sobre la autopista Buenos Aires-Rosario, adonde asistieron unas 5.000 personas.

Desde Arroyo Seco fue derivada al hospital Provincial de Rosario, donde ingresó a la Unidad de Terapia Intensiva. El diagnóstico fue “hemorragia digestiva alta y probable intoxicación aguda por consumo de estupefacientes” que le originaron la muerte alrededor de las 19.30 del domingo.

“El consumo le provocó complicaciones por estímulo en el sistema nervioso central, que la llevaron a hemorragias”, explicó la directora del Instituto Médico Legal de la Unidad Regional II de Rosario, Alicia Cadierno donde fue traslado el cuerpo para la autopsia de rigor

“Todo indica que la chica consumió éxtasis. Manejamos además el dato de que otros chicos padecieron este inconvenientes, no de la gravedad de esta chica, pero sí se dio en otros chicos”, indicó la profesional.

“El consumo del llamado ‘éxtasis’ puede ser del orden de un accidente cerebro vascular hemorrágico, infarto de miocardio o hemorragia a nivel de viseras abdominales”, aseguró.


DROGA DEL AMOR
En la última década, es común ver a los adolescentes bailando horas y horas sin parar con una botella de agua permanentemente en la mano. Lo que no se ve, pero se percibe en este cuadro, es el éxtasis, la denominada “droga del amor” que se supo consolidar como uno de los estupefacientes de mayor consumo entre jóvenes argentinos.

Mediante la liberación en abundancia de la sustancia neuronal serotonina, aquellos que consumen la droga (sea en forma de pastilla, o hasta en algunos casos en polvo) encuentran un clima de felicidad, desinhibición, plenitud física prolongada, buen humor y falta de apetito.

Sin embargo, durante las horas en que su efecto permanece, el organismo llega a niveles límite de resistencia y puede tener consecuencias fatales. Alteraciones graves en la temperatura corporal, fallas en los riñones y problemas cardíacos pueden ser las consecuencias de una mala dosis.