Actualidad

La lucha contra la contaminación

La contaminación de la Cuenca Salí-Dulce y la vida en el Embalse de Termas de Río Hondo fue el tema de fondo de la reunión que mantuvieron con el Rabino Sergio Bergman el senador nacional, Dr. Gerardo Zamora, y el Defensor del Pueblo de la Provincia, Dr. Martín Díaz Achával.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Rabino Sergio Bergman, recibió al senador nacional Dr. Gerardo Zamora, que estuvo acompañado por el Defensor del Pueblo de la provincia, Dr. Martín Díaz Achával.

La reunión mantenida, fue a los efectos de ratificar la continuidad de la participación en los controles tripartitos, fruto del convenio firmado oportunamente en el marco de una causa judicial entablada por Santiago del Estero ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, qué prevé serías sanciones a los Ingenios tucumanos que arrojen vinaza a los afluentes de la cuenca.

Al ministro Bergman se le presentó la preocupación de la continuidad de los controles de inspección a los ingenios y monitoreo de los ríos, y la aplicación de severas sanciones a quienes incumplan los objetivos

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, señaló que en los próximos días se realizarían reuniones a fin de garantizar el cumplimiento de los convenios y buscar el saneamiento de la Cuenca y la vida del Embalse de Río Hondo.

LA CUENCA

La cuenca Salí-Dulce comprende cinco provincias: Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba y Catamarca. La contaminación de esta cuenca se debe principalmente a la actividad industrial y a la escasez de sistemas de tratamiento de los desechos cloacales que son vertidos en el río Salí de la vecina provincia de Tucumán, lo que genera malos olores, deterioro del ecosistema, problemas de salud, etc. Las grandes industrias fundamentan su perfil de producción en criterios economicistas a corto plazo, sin importar el impacto ambiental y social que generan.

El principal contaminante es la vinaza, un desecho generado en la producción de etanol a través de la fermentación de la caña de azúcar. Cada litro de etanol producido genera 13 litros de vinaza como desecho; por lo que se han llegado a estimar cifras verdaderamente alarmantes en materia de litros de desperdicio industrial.