Nota de Tapa

El final del gobernador olvidado

El suicidio de uno de los fundadores de la Democracia Cristina en Santiago, sorprendió a sus familiares y amigos. Se convirtió en hombre de confianza de conspicuos militares argentinos e influyó para que Carlos Juárez ganara la gobernación en 1973 y 1983. La historia secreta de uno de los personajes más influyente de la política santiagueña.

A media mañana del viernes 12 de febrero, los diarios digitales de Santiago comenzaron a difundir la noticia informando que se había encontrado a un hombre muerto, con un disparo en la cabeza, en el departamento de un edificio ubicado en la avenida Belgrano.

Ese hombre de 86 años era nada menos que el abogado Carlos Jensen Viano , ex gobernador –en dos ocasiones- de la provincia de Santiago del Estero.

“Me sorprende el suicidio de un hombre que era muy cristiano”, confiesa a esta revista alguien que conoció de cerca al ex mandatario. Pero no sólo esta persona recibió la noticia con sorpresa; los hijos de Jensen Viano también quedaron sin explicaciones ante la cruda decisión de su padre; más aún cuando se trataba, según cuentan sus allegados, de un hombre con mucha fortaleza anímica, seguro de sí mismo, de esos que sostienen con consejos a otros, de esos que parecen no quebrarse jamás.

Sin embargo, pensando en la trascendencia que tuvo Jensen Viano para la política local, no importa tanto encontrar los motivos que lo llevaron a quitarse la vida con un revolver calibre 38, más bien lo que interesa es saber quién fue este ex gobernador, quiénes fueron sus aliados, cómo fueron sus comienzos, qué hizo cuando estuvo al frente del Ejecutivo y en qué contexto socio-político desenvolvió su actuación pública.

CARGOS PREVIOS

“Era una de esas personalidades múltiples, un hombre que en todas partes donde ha estado ha brillado, desde la parte comercial donde fue jefe de la representación de Peugeot en Santiago, hasta dirigente educativo en la Universidad Católica. Siempre ha sido un hombre de primer nivel”. Las palabras previas pertenecen al ingeniero Néstor René Ledesma, quien frecuentó a “El Gringo” (así lo apodaban a Jensen Viano) hasta un mes previo a su deceso.

Antes de convertirse en máximo mandatario provincial, Jensen Viano fue uno de los más destacados miembros de la Democracia Cristiana en Santiago. Este partido local quiso emular a gestiones exitosas como las de Eduardo Frei –reconocido democristiano- en Chile, pero, por supuesto, la experiencia no tuvo la misma suerte: en realidad, nunca pasó de ser un partido minoritario en cuya mejor elección llegó a los 10 mil votos aproximadamente.

Más Notas de la Edición Nr: 847

 El final del gobernador olvidado

 Laurencio Adot: "Quiero Que La Presidenta Haga Más De Lo Que Muestra"

 Muerte con sombras y dudas

 La cloaca a cielo abierto moviliza a los vecinos de Los Flores

 Hora de elegir

 Operativo de limpieza en el barrio Mariano Moreno

 Los enterramientos clandestinos en la mira

 Capacitación a campesinos de El Cruce

 Seguridad a medias

Tapa Impresa del Nr: 847